Por Martín Faciano

El dirigente metalúrgico Francisco “Barba” Gutierrez, se desempeñaba como Secretario de Interior de la CGT unificada. Eso fue hasta que en la última reunión de Consejo Directivo Nacional después del Paro Nacional, cuando decidió “abandonar” el cargo.

Según el portal Mundo Gremial, la salida de Gutiérrez no se daría en buenos términos, ya que durante la sesión del Consejo Directivo Nacional, sería acusado de inorgánico y de atentar contra de la conducción armando internas a sus espaldas, y de ser mandado a romper la central obrera por parte del Gobierno Nacional.

La hipótesis que señala que Gutiérrez sería un operador del macrismo, se fundamenta en el hecho de que en el último trimestre de 2016, el ex kirchnerista sería designado como Director Titular del Grupo BAPRO, un holding empresarial presidido por Jorge Macri,  que depende del Banco Provincia.

Por la puerta de atrás

Si bien desde hace un tiempo las tensiones internas venían imposibilitando la armónica convivencia entre los distintos sectores aglutinados bajo el triunvirato conformado por Acuña, Schmid y Daer, en las últimas semanas, la inconducción de la histórica central se haría mas evidente con las improvisadas medidas de fuerza dispuestas en clave reactiva, ante el avance a instancias parlamentarias del paquete de reformas impulsadas por el Gobierno Nacional. En ese sentido, cabe recordar que entre el Secretario Gremial de la CGT, Pablo Moyano, y el ahora ex Secretario de Interior, existía una explícita enemistad de vieja data, la cual incluso repercutió durante todo el proceso posterior a la unificación de la CGT. Hasta hace algunos meses atrás, el Adjunto de Camioneros, acusaba a Gutiérrez de normalizar únicamente regionales cegetistas identificadas con el kirchnerismo.

Con fuertes críticas a UTA por el levantamiento del paro, disparando munición gruesa contra los Gobernadores y legisladores nacionales del PJ que posibilitaron la Reforma Previsional, y con fuertes críticas al rumbo que el triunvirato le imprimió a la CGT, el metalúrgico ex intendente de Quilmes aceleró las tensiones en el seno de la central obrera, quedando la misma  al borde de la ruptura.

Lo que viene

La renuncia de Gutiérrez a su cargo en la CGT, sería apoyada públicamente por la Unión Obrera Metalúrgica. De esta manera, el sector industrial más representativo a nivel sindical buscaría nuevos horizontes en la Corriente Federal, el espacio sindical identificado con el kirchnerismo, liderado por el radical bancario Sergio Palazzo.

La aventura del triunvirato parece haber concluido, y el reacomodamiento de piezas en el tablero sindical se dará en el marco de la carencia de un liderazgo sindical único e indiscutible. En el medio de todo ese proceso, las paritarias se firmarán a la baja, el Gobierno seguirá dando pasos hacia adelante en su avanzada antisindical y el Modelo Sindical Argentino estará amenazado como nunca antes.

Dejar respuesta