Por Martín Faciano

Como si ostentara un reluciente trofeo de guerra arrebatado a su ejército enemigo luego de una larga batalla, la Asociación Bancaria reinauguró ayer el Club Caja Popular, el cual recuperó a fines del año 2012, poniendo así fin a los años de intervención alperovichista que dejaron el club al borde de la quiebra. A través de un ambicioso plan de obras, la entidad gremial, refaccionó por completo las instalaciones del club que se encontraba en franco deterioro.

La elección de una fecha patria tan simbólica, para celebrar la refundación del club, no fue para nada casual. En el marco de los festejos protocolares por los 201 años de la Declaración de la Independencia, La Bancaria organizó su propio mitín para mostrar su independencia económica y su soberanía política.

Si bien, el actual Secretario General de la Seccional Tucumán, Eduardo Bourlé, en los últimos comicios provinciales resultó electo Legislador provincial por el Acuerdo para el Bicentenario, lo cierto es que la coyuntura mutó y pareciera que la Asociación Bancaria dejó  de ser (circunstancialmente) un aliado estratégico del radicalismo provincial. Es que además de la buena relación que el referente bancario Carlos Cisneros construyó con el Gobernador Juan Manzur, en el último congreso de los trabajadores bancarios, el actual Secretario General de La Bancaria a nivel nacional, Sergio Palazzo, mandó a votar en todo el país en contra de todos los candidatos del macrismo.

No obstante, el apoyo político de la poderosa entidad gremial, es pretendido por las principales alianzas y frentes políticos de la provincia que medirán su correlación de fuerzas en los próximos comicios legislativos nacionales, los cuales serán determinantes en la lucha por la gobernación provincial en 2.019. Tanto el Frente Justicialista por Tucumán como la alianza Cambiemos por el Bicentenario necesitan incorporar y contener en sus filas a la mayor cantidad posible de actores políticos y sociales, pero no con el objetivo de traccionar el mayor caudal de votos posibles en las PASO ni en las definitivas de Octubre, sino con el fin de consolidar sus estructuras de cara al 2019, un año en el que la Asociación Bancaria apuntará en su esquema de mínimas, a retener su banca legislativa, apostando a que el ex gobernador José Alperovich quede fuera de la fórmula gubernamental que conduzca los destinos de Tucumán en el período 2019-2023.

Dejar respuesta