El Secretario General de la Asociación Bancaria a nivel nacional, Sergio Palazzo, visitó la provincia para participar del lanzamiento de la tarjeta de  beneficios “Código B” dirigida a los trabajadores bancarios. Gremiales Tucumanas tuvo la oportunidad de poder realizar una breve entrevista, que se transcribe a continuación.

– ¿Qué representa hoy la Seccional Tucumán dentro de la estructura  de la Asociación Bancaria a nivel nacional?

– Esta es sin dudas una de las seccionales más importantes del país y una de las más comprometidas con las luchas que ha entablado la bancaria tanto a nivel nacional, como  con las que ha tenido que librar acá en la provincia. Por eso estos compañeros son muy importantes dentro de la estructura de la organización. Y esto va más allá de que, desde lo personal, me una gran amistad con Carlos Cisneros, y de que tenga también una gran afinidad con el resto de los compañeros de la conducción.

– Después de varios meses de aquel congreso de la CGT en el que inmortalizaras esa frase que sugería que la mesa era muy chica para una unidad tan grande… ¿Cómo valoras este período de la CGT unificada bajo el triunvirato y la decisión que tomaron de apostar a la Corriente Federal?

-Nosotros expresamos nuestra posición en ese congreso y entendíamos que debía ampliarse esa unidad porque había varios sectores que se estaban quedando afuera, por eso dijimos eso de que era una mesa muy chica para una unidad tan grande. También nosotros planteábamos la necesidad de que el movimiento obrero tuviera un programa, porque que hoy a 33 años de restituida la democracia, todavía no lo tiene. Hoy no tenemos un verdadero programa, en el cual esté plasmado el pensamiento del movimiento obrero en relación a  todos los temas nacionales. Nosotros en ese momento ya planteábamos la necesidad de confrontar más rápido con el gobierno, porque veíamos que había pérdidas de puestos de trabajo, caída en la actividad económica,  apertura de importaciones que perjudicaban la industria nacional, entre otras cosas. Esos fueron los motivos que nos llevaron a plantear no aceptar los cargos que nos ofrecieron, pero también a  seguir permaneciendo dentro de la CGT, porque nosotros no vamos a hacer el juego de irnos de la CGT para debilitar al movimiento obrero. Creemos en la sana y democrática  discusión de posicionamientos e ideas, y esos debates los damos ahí adentro. Ahora bien, la CGT ha decidido confrontar con el gobierno a partir de la penosa y triste realidad que estamos viviendo los argentinos. Recientemente nos anoticiamos por la UCA de que hay un millón y medio de pobres nuevos, por eso prefiero hoy quedarme con esa coincidencia de confrontar y no ahondar  diferencias que hay que discutirlas puertas adentro.

– Si hay algo en lo que, hoy por hoy, la dirigencia sindical coincide plenamente es en que hay una avanzada antisindical por parte del Gobierno Nacional. En este contexto, más aún después de realizar un paro sin movilización, realizar un acto por el 1° de Mayo a puertas cerradas en un estadio como Obras Sanitarias… ¿No representa un repliegue sindical?

-Yo creo que la medida de fuerza impulsada por la CGT tuvo un éxito importante, y las movilizaciones que se han producido también. Si me pareció, y lo dije en su momento, un error no haberle puesto fecha al paro el día de la movilización, porque los trabajadores que fuimos a esa marcha fuimos a escuchar una fecha. En ese sentido, creo que se perdió una oportunidad y se pago un costo político muy alto e innecesario. Ahora,  creo que  teniendo en cuenta la situación que está viviendo el país, a mí por lo menos me hubiera gustado más, un acto en una plaza, en una calle, en varias plazas argentinas, y no en un estadio cerrado, y casi con derecho de admisión. Creo que el movimiento obrero tiene que convertirse en el articulador de la protesta social porque es el único que con efectividad puede hacer cambiar las políticas en la Argentina, ya que el sistema político argentino particularmente la oposición  aun tiene una diáspora muy grande y no puede ser el articulador de la protesta social todavía.

Dejar respuesta